Universidades del Bienestar Benito Juárez en Michoacán

«El Derecho a la Ciudad» de Salvador García Espinosa

Considero que todos los lectores en algún momento han visitado un centro comercial, la mayoría de éstos se organizan en torno a una o dos tiendas grandes denominadas departamentales como Liverpool, SEARS, Palacio de Hierro, etc. A estas tiendas se denomina tienda “ancla”, porque son el principal motivo para que la gente acuda al centro comercial, y cuando hay más de una de éstas se ubican en extremos opuestos para incentivar el flujo de compradores en toda la plaza. Entre ambas tiendas se instala una serie de locales comerciales de diferentes tamaños, que ofrecen productos de consumo diario o especializados, de bajo o alto costo, de buena, regular o mala calidad; pero dentro de esta diversidad, cada tienda uno tiene claro, qué segmento, de todos los visitantes son sus compradores potenciales. El objetivo final de todas las tiendas es el mismo, que todos compren algo.

El propósito del ejemplo anterior es ayudar a que imaginemos a Michoacán como un gran “centro comercial educativo” donde nuestro objetivo común debe ser que la población “adquiera” educación. La cobertura educativa de nivel superior en México se considera muy baja, es de apenas el 39.7%, y para Michoacán de tan solo 29%. En otras palabras, menos de 3 de cada 10 jóvenes que deberían de estudiar están en una institución educativa.

En consecuencia, con el ejemplo inicial, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), como principal Universidad Pública Estatal sería el establecimiento ancla que, en buena medida, propicia que vengan jóvenes de todos los municipios, incluso de entidades como Guerrero, Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Guanajuato, Veracruz entre otras. Una segunda “tienda ancla”, resultaría ser la UNAM, aunque se instaló en el mismo municipio de Morelia y, siguiendo la lógica del centro comercial, equivaldría a instalar dos tiendas anclas una junto a la otra, en lugar de en los extremos para beneficio de todos los establecimientos de la plaza.

En los diversos pasillos de nuestro “centro comercial educativo” se ubicaban las diferentes instituciones de educación superior, algunas públicas, otras privadas, con orientación tecnológica o humanística; grandes o pequeñas. Cada una de ellas ofrece diversos programas educativos, a diferentes costos, algunas brindan facilidades de pago y otras incluso dan bonos para quienes asistan; se oferta gran variedad de instalaciones, el perfil de la planta docentes es distinto, así como las ubicaciones de sus instalaciones, etcétera. Al final del día, se trata de que todos los que acudan al “centro comercial educativo” compren la educación que mejor se ajuste a sus necesidades, presupuesto, disponibilidad y demás condiciones particulares.

La baja cobertura educativa puede atribuirse a que una buena cantidad de jóvenes no cuentan en sus localidades con instituciones de nivel superior, y ante la falta de recursos económicos les resulta imposible emigrar para estudiar. En este contexto, el pasado 18 de noviembre que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, visitó Michoacán, y anunció que se edificarán cinco nuevas sedes de las Universidades del Bienestar Benito Juárez García en los municipios de Buenavista, Coquimatlán, Senguio, Tlalpujahua y Nurío, municipio de Paracho, se prevé que estos nuevos planteles vienen a incrementar la oferta educativa.

La ubicación de planteles educativos en Michoacán denota que ha prevalecido una visión parcial por subsistema educativo, lo que ha propiciado que la oferta educativa (pública y privada) se concentre en 9 de los 113 municipios (Morelia, Uruapan, Apatzingán, Lázaro Cárdenas, Hidalgo, Zamora, Zitácuaro, Tlalpujahua, Los Reyes) que conforman Michoacán. Para enfrentar el rezago educativo resulta impostergable conformar un Sistema Estatal de Educación Superior, que haga prevalecer una visión geográfica de la cobertura educativa; pues en el caso de universidades privadas se comprende que busquen su mayor rentabilidad, y esto sólo es posible en localidades de mayor población, pero para el caso de los diferentes subsistemas públicos (politécnicas, tecnológicos, interculturales, estatales, etc.) la concentración en pocos municipios puede calificarse como una ineficiente aplicación de recursos públicos.

La directora general del Organismo Coordinador de las Universidades para el Bienestar Benito Juárez García, Raquel Sosa Elízaga, señaló que se cuenta con 40 sedes que imparten carreras relacionadas con la salud, a las que se sumaron otras 42 donde se agrega Medicina como segunda carrera. Señaló que: “Lo que nos propuso el presidente es que todas las escuelas que fundáramos de aquí a adelante, hasta el fin del gobierno, sean escuelas de enfermería y de medicina, y aquí van. Estamos convencidos de que esta iniciativa, así como la planteó, que sean escuelas de salud, va a ser la iniciativa que defina en el futuro la historia de este programa”. Esperemos que no evolucione a esquemas similares a las de las normales, pero ahora con plazas en el sector salud.

De acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2023, el Organismo Coordinador de las Universidades para el Bienestar Benito Juárez García ejercerá mil 476 millones 399 mil 817 pesos, de los cuales, 221 millones 459 mil 973 serán asignados por el concepto de “Erogaciones para el desarrollo integral de los pueblos y comunidades indígenas”; 295 millones 279 mil 963 para “Erogaciones para la igualdad entre mujeres y hombres”; y 959 millones 659 mil 881 por “Recursos para la atención de grupos vulnerables”.

Todo presupuesto destinado a la educación siempre será la mejor inversión que pueda realizar un gobierno. En este sentido, ojalá y la propuesta de incremento presupuestal a la UMSNH que realizó el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla para el 2023 sea aprobado por el Congreso del Estado; porque continuando con nuestro ejemplo inicial, no se debe olvidar que en gran medida la prosperidad de todos los subsistemas educativos del “centro comercial educativo” en Michoacán, depende de la viabilidad de la institución ancla, es decir, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Impulsar un Sistema Estatal de Educación Superior, permitiría entre otras cosas: potenciar las inversiones que por décadas se han realizado en la UMSNH y que ahora le permiten contar con el personal académico de mayor habilitación en Michoacán, a fin de contribuir de forma significativa a que miles de jóvenes accedan a una educación universitaria.

Síguenos en:

Facebook/NoticiasEnSintesis

Twitter@NsintesisMich