Niños armados en Guerrero continúan sin asistir a clases

La Secretaría de Educación de Guerrero anunció ayer que los niños armados, integrantes de la Policía Comunitaria de la CRAC-PR, Pueblos Fundadores en Ayahualtempa, ya habían regresado a clases; sin embargo, al menos 50 niños siguen sin asistir a sus escuelas.

El grupo delictivo sigue circulando ahí en Hueycantenango, pues por eso ya no puedo regresar a la escuela”, mencionó Gustavo, integrante de CRAC-PR, Guerrero.

En José Joaquín de Herrera no hay resguardo, en cualquier ratito que entres te pueden agarrar”, agregó Gerardo.

Desde el año pasado, los hermanos Gustavo y Gerardo, de 13 y 15 años de edad, habitantes de la comunidad de Ayahualtempa, en José Joaquín de Herrera, no han regresado a la secundaria, en la cabecera municipal, por miedo a ser secuestrados por el grupo criminal de ‘Los Ardillos’.

Ellos forman parte de los menores presentados la semana pasada como integrantes de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias, Pueblos Fundadores; los hermanos afirman que no existen las condiciones de seguridad para retomar sus estudios, pese a que su regreso a la escuela forma parte de los acuerdos alcanzados por el Gobierno estatal y la Policía Comunitaria, a raíz del asesinato de 10 músicos el pasado 17 de enero.

Quisiéramos que estudiaran nuestros hijos, que se prepararan, que alcanzaran, aunque sea una carrera, pero que más o menos se defendieran”, dijo Alejandro Flores, comisario de Ayahualtempa, Guerrero.

En la comunidad de Alcozacán, las clases de primaria y secundaria, solo se han reanudado parcialmente, los profesores acuden tres horas por día y menos de la mitad de los niños han vuelto a las clases, lo mismo sucede en las 16 comunidades de Chilapa y José Joaquín de Herrera que integran la CRAC-PF.

Nosotros no les echamos la culpa a todos los maestros, ellos tienen miedo, como todos”, afirmó Nicolás Rodríguez, coordinador regional CRAC-PF.

La Coordinadora Regional afirma que la presencia de la Guardia Nacional y la Policía Estatal no ha ahuyentado a ‘Los Ardillos’, aseguran que permanecen en el crucero de Tula, cercano al poblado del mismo nombre, y en el crucero El Jaguey; la mayoría de padres considera que no es seguro enviar a sus hijos a la escuela.

Mejor decidí seguir el entrenamiento”, comentó Gerardo.

Vamos a estar aquí hasta que se acabe todo, hasta que haya paz en los pueblos”, señaló Gustavo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.