La estafa madre

«Esfera Pública» por Christián Gutiérrez.

De nueva cuenta, el gobierno de Michoacán miente con su narrativa. Asegura que la federalización de la nómina educativa “tiene avances”, pero nada de eso es verdad.

Es un hecho, en el Presupuesto de Egresos federal para el año 2023, no está considerado el dinero necesario para federalizar la nómina estatal de educación.

No llegarán los recursos. No hay más que decir.

Entonces, ¿por qué el gobierno de Michoacán se aferra en mentir? Me parece que tienen varias razones y aquí les dejo algunas:

a) El populismo vive de generar expectativas con discursos, por eso el discurso populista nunca habla de logros en presente, solo utiliza como táctica el romper con y quejarse del pasado, para prometer entonces lo que “vendría” a futuro. El gobierno de Michoacán está atrapado en su propia mentira de campaña –federalizar- y hará lo posible para alargar en el tiempo esa promesa.

b) Federalizar la nómina implica por lo menos 9 mil 500 millones de pesos adicionales (de regalo). Esta cantidad es un mundo de dinero, que sí tiene el gobierno de López Obrador, pero jamás lo mandará al gobierno de Michoacán. Esos recursos los utilizará para campañas, programas asistencialistas y para la edificación de sus obras emblemáticas como el Tren Maya y la refinería Dos Bocas.

c) Es una mentira que sostiene el Ejecutivo estatal, porque con esto los sindicatos se detienen un poco en acciones más radicales. Comunicar que se trabaja y que “vendría” la federalización, es lo que hace que los sindicatos de la CNTE resistan un poco más en el tiempo, sobre todo aquellos centistas que no forman parte de las cúpulas y aún creen en este discurso que promete.

d) Es muy sencillo identificar la mentira a los michoacanos; basta con leer a detalle lo que siempre declara el secretario de finanzas, Luis Navarro y la secretaria de educación, Yarabí Ávila. El primero, siempre se limita a reconocer que, ahora “el objetivo” del Ejecutivo estatal es que el gobierno federal modifique el convenio de pago de nómina, para que sea el gobierno de López Obrador el que entregue el 65% de la nómina y no el 35% como ocurre actualmente. Y la titular de educación siempre reconoce que, ahora se trabaja en “limpiar” la secretaría de educación porque esa es una de las exigencias del gobierno federal para que el Presidente Obrador lleve a cabo federalización de la nómina educativa. Eso nos dicen ellos.

Préstele atención a las palabras de estos dos funcionarios estatales y se dará cuenta cómo son discursos muy diferentes al discurso del gobernador, quien se aferra en asegurar que la federalización “se concretará”.

La realidad de las cosas es que López Obrador jamás federalizará la nómina y la muestra está en el Presupuesto de Egresos 2023; no vienen un solo centavo adicional que verdaderamente signifique avanzar hacia una federalización. Vienen los recursos de siempre, que son los que ya están convenidos con el gobierno federal, solo que en Michoacán eso lo comunicarán como si fuera dinero adicional.

Y otra realidad: la secretaría de educación de Michoacán jamás estará limpia, porque las autoridades solo se limitan a hacer aquello en lo que no “provocan” al sistema, pero en aquello que los sindicatos aprietan, las autoridades educativas tiemblan de miedo y se quedan paralizadas.

No se hagan bolas; la llamada “federalización de la nómina educativa para Michoacán” no se dará y esa es la estafa.

Esa es la Estafa Madre, que quieren mantener con el discurso.

*El autor es consultor, tiene estudios de doctorado en Política, de maestría en Comunicación, de maestría en Neuromarketing, de maestría en Ciencia Política y de licenciatura en Derecho.