Infidelidad financiera, cómo evitarla

Hay una infidelidad que afecta a muchos matrimonios estadounidenses modernos y la mayoría de los cónyuges ni siquiera se da cuenta.

Se llama infidelidad financiera, que se produce cuando los cónyuges se ocultan mutuamente información sobre sus finanzas. De hecho, un estudio de creditcards.com constató que 6 por ciento de los cónyuges han ocultado una cuenta bancaria a su cónyuge o pareja. Y 1 de cada 5 parejas siente que está bien gastar US$500 sin comentárselo a su pareja, según el estudio.

Para descubrir esto, los científicos entrevistaron a 843 estadounidenses en encuestas telefónicas al azar y los interrogaron sobre la situación financiera con sus cónyuges. Comprobaron que las cuentas bancarias ocultas eran mucho más comunes de lo que creían inicialmente, según el estudio.

Existen maneras específicas en que los cónyuges realizan cierto «gasto sigiloso», según aparece en un blog de The Wall Street Journal sobre la tendencia. Los cónyuges gastan mayormente en efectivo, acumulado durante un plazo prolongado gracias a diferentes retiros de cajeros automáticos, informó WSJ, y hasta conservan tarjetas de regalo para gastarlas en sí mismos.

Tal como explicó el estudio mencionado anteriormente, algunos cónyuges también abren cuentas secretas de tarjeta de crédito y en bancos para tener su propio fondo de efectivo secreto.

Estos tramposos financieros también niegan que gastaron dinero secreto cuando su cónyuge los increpa, según WSJ. De hecho, una encuesta citada por WSJ mencionó que 64 por ciento de los hombres rompen los recibos u ocultan compras a sus esposas para no ser atrapados y pelear por dinero.

«Las probabilidades de que haya mentiras financieras en su casa son más altas de lo que usted cree», explicó WSJ. «Si éstas arruinan o sólo afectan su presupuesto dependerá de la gravedad del engaño. Aunque evitar una pelea por dinero es positivo, hacerlo ocultando los gastos es igualmente perjudicial. Abordar con franqueza las frustraciones y los problemas subyacentes que llevan a este comportamiento puede resultar doloroso, pero resolverlos resulta fundamental».

Las batallas y las preocupaciones financieras suelen ser mencionadas como una de las principales causas de divorcio, especialmente cuando se producen al comienzo de una relación, según The Huffington Post.

A decir verdad, un trabajo de un científico de la Kansas State University mencionado por The Huffington Post comprobó que las parejas que discutían por dinero al inicio de su relación tenían más probabilidades de divorciarse más adelante en su matrimonio.

«Las discusiones por dinero son de lejos el mayor predictor de divorcio», dijo la científica Sonya Britt a The Huffington Post. «No son los hijos, ni el sexo, ni la familia política ni ninguna otra cosa. Es el dinero –tanto para los hombres como para las mujeres».

No resulta particularmente sorprendente, según Paula Levy, terapeuta matrimonial de Connecticut, quien habló con creditcards.com. Dijo que la mayoría de las parejas mantiene estos secretos financieros para evitar conflictos.

«En la mayoría de los casos, el secreto se propone principalmente evitar conflictos y que cada uno tenga lo que quiere», dijo Levy a creditcards.com.

Otra de las razones por las cuales las parejas hacen trampas a nivel financiero es que a menudo se siente que el cónyuge es «un acosador financiero», según Lois Collins de Deseret News. Collins mencionó, por cierto, un estudio de Credit Karma según el cual 1 de cada 10 cónyuges consideraba que su compañero era un acosador financiero, que controlaba el dinero y establecía los presupuestos injustamente.

En algunos casos, un cónyuge le oculta gastos al otro para evitar un conflicto sobre cuestiones presupuestarias.

Los expertos alientan a las parejas a hablar abiertamente sobre sus finanzas para que no haya entre ambos resentimientos compartidos, informó Collins.

Algunos expertos recomiendan incluso a las parejas que consulten a un asesor crediticio para que cada uno pueda expresarse abiertamente sobre sus deudas específicas, informó Collins. Estas conversaciones ampliarán aún más el diálogo respecto de cómo pueden desendeudarse las parejas, según el informe de Collins.

Más allá de lo que hagan, los especialistas sostienen que los cónyuges deben ser sinceros entre sí con respecto a sus finanzas –aunque resulte difícil.

«Que las parejas se mientan o escondan preocupaciones monetarias puede tener un gran impacto en su futuro financiero», dijo a Collins Ken Lin, director del servicio de asesoramiento Credit Karma. «Muchas grandes decisiones financieras, como solicitar una hipoteca o ahorrar para la educación de un hijo, son más fáciles de tomar con transparencia y comunicación».

 

Con información de Buena Vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.