Hombre paralítico siente tacto mediante mano robótica

Un hombre paralítico está recuperando su sentido del tacto al utilizar una mano robótica controlada por su mente: sus propios dedos sienten una ligera presión cuando le tocan los artificiales.

El experimento, dado a conocer el jueves, constituye una etapa inicial en los intentos para fabricar prótesis sensibles.

¿Cómo funciona? Pequeños procesadores informáticos implantados en el cerebro de Nathan Copeland se saltan la médula espinal que tiene dañada y transmiten las señales eléctricas que gobiernan el movimiento y la sensación hacia y desde el brazo robótico.

Con los ojos vendados, Copeland pudo identificar acertadamente en el 84% de las ocasiones cuál de los dedos robóticos le tocaban los investigadores de la Universidad de Pittsburgh.

«En la mayoría de los casos, se sentía una presión o un cosquilleo» en el dedo natural correspondiente, señaló Copeland, de 30 años y de Dunbar, Pennsylvania.

«Cuando un investigador tocó dos dedos a la vez, «me reí y le dije que si trataba de hacerme trampa o algo así».

Aprovechar las ondas cerebrales para controlar prótesis es un campo excitante debido al objetivo de dar a los discapacitados más independencia y mejorar las extremidades artificiales para quienes hayan sufrido una amputación.

La prensa ha informado en los últimos años sobre los experimentos en los que personas paralíticas han movido un brazo robótico para tocar un ser querido o tomar una bebida, simplemente con imaginar el movimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.