Escuela preescolar gana dos años consecutivos el premio «Escuelas por la Tierra»

Fabio Mendoza/NSintesis

La escuela preescolar Dani Huini de la Ciudad de México ganó por segundo año consecutivo el premio de Fundación Educa llamado «Escuelas por la Tierra», por un proyecto en el que los pequeños han ayudado a rescatar el entorno de su plantel a la vez que hacen consciencia por la conservación de la Tierra.

La presea, que cuenta con un premio en especie de 50 mil pesos, fue entregada este miércoles en la capital del país. La evaluación de los proyectos propuestos para concurso fue hecha por de más de 100 personas de varios países de Latinoamérica.

NSintesis platicó con la directora del plantel, Deyanira Colín Palomares, quien se dijo muy orgullosa y a la vez sorprendida por haber conseguido el premio en dos ocasiones consecutivas.

El nacimiento de la iniciativa se dio por necesidad, al estar la escuela en un entorno de difícil acceso, entre barrancas, por lo que los servicios de limpieza no llegaban ahí y hacían que el lugar luciera sucio y descuidado. Cerca de la escuela está el nacimiento de el río Becerra, uno de los pocos ríos vivos que quedan en la Ciudad de México.

Es por ello que la Maestra Colín empezó a motivar a niños y padres a hacer rescate de su entorno y limpiar los lugares cercanos a su preescolar. Apuntó que la idea es una estrategia pedagógica donde la profesora Varinia Acosta Ceja, profesora especialista de la escuela, fue parte fundamental del proyecto como la creadora y cerebro de él.

«El proyecto se gesta durante la pandemia, porque no teníamos claro cómo íbamos a atender a los alumnos. Buscamos aplicaciones y herramientas para dar clases. La idea de la escuela siempre ha sido ser una escuela sustentable, y pensamos que sería una buena oportunidad de experimentar en ese sentido. Dio comienzo con el programa de TV por internet de Dani Huini, con los niños en su casa tomando clases en línea, y de ahí empezamos a abordar los temas de cuidado del medio ambiente. Los papás ayudaron grabando los videos que se integraban al programa, con temas relativos al cuidado del medio ambiente», comentó.

La Maestra agregó que los niños respondieron muy bien a los aprendizajes en televisión en línea, y destacó que siempre se les puso a ellos como el centro de toda la estrategia de sustentabilidad. Los niños eran los que generaban sus propios materiales de enseñanza.

«Nuestra escuela se encuentra ubicada en una zona complicada, en una cañada; no hay nada, solamente un riachuelo, que es el nacimiento del río Becerra; no hay transporte, y para accesar a la escuela los niños tienen que pasar por un área que en algún momento fue verde y que está muy contaminada. Ellos (los niños) hacen la propuesta de rescatar ese espacio que está a un lado de la escuela y que transitan para llegar y para salir. Al principio, muy pocos padres, unos 11 o 12, nos acompañaron a las labores de rescate. Al final, de los más de 120 niños que atendemos, 96 de los padres estaban junto a nosotros».

Una vez limpio el espacio, vino el problema de retirar toda la basura que las maestras y los niños, junto a sus padres, habían logrado recoger. Los vecinos de la zona, al ver la transformación que estaba realizando el kinder, se unieron a la iniciativa y gestionaron ante la alcaldía la llegada de un camión de la basura que se llevó los desechos.

Al inicio, la escuela estaba muy descuidada, y además el rumbo es considerado de riesgo en seguridad pública. Pero la Maestra comentó que el trabajo conjunto de niños, vecinos, padres y maestras, además del proyecto de rescate ecológico, las motivo para inscribirse a la versión anterior del concurso «Escuelas por la Tierra», que la Maestra Colín dijo que no creyó que fueran a ganar pues estaban compitiendo con más de 4 mil escuelas de todos los niveles educativos de diferentes estados y países.

La sorpresa se dio en 2021, cuando les comunicaron que habían ganado el primer lugar del certamen ecológico. Fue entonces que las autoridades voltearon a ver al preescolar Dani Huini y empezaron a recibir apoyos más concretos, como aplicar un programa piloto que incluye la metodología Montessori, nuevo programa de estudios, con el programa de rescate del kinder como columna vertebral.

En 2022 volvieron a concursar, y el epílogo del proceso fue que la escuela preescolar se volvió a imponer sobre 4032 planteles y proyectos, presea que les dieron este miércoles 20 de julio.

Colín Palomares destacó que el premio es en especie, así que han aprovechado para dotar de equipos modernos de computación y de enseñanza a una escuela que por más de 30 años «estuvo abandonada y descuidada·.

La única condicionante del premio es que el proyecto ganador tenga continuidad y siga aplicándose en la escuela que ganó la distinción.

«Queremos aprovechar el premio actual para instalar huertos y enseñar a los niños el aprovechamiento de las aguas pluviales; a eso nos dedicaremos en el siguiente ciclo escolar», finalizó.