En México intentaron cambiar a Santa por Quetzalcóatl

En la década de los 20 llegó a México Santa Claus. Y a pesar de la aceptación que esta figura adquiría año tras año, el presidente Pascual Ortiz Rubio intentó sustituirla por algo más mexicano.

Era diciembre de 1930 cuando dio a conocer la construcción de una pirámide en honor a Quetzalcóatl dentro del Estadio Nacional, ubicado en la colonia Roma, con la intención de adoptarlo como el representante de las fiestas decembrinas del país. Buscaba “engendrar evolutivamente en el corazón del niño, el amor por los símbolos, las divinidades y tradiciones de nuestra cultura y raza”, según dijo Carlos Trejo y Lerdo de Tejada, subsecretario de Educación Pública.

A pesar de que distintas instituciones- como la Lotería Nacional, que lanzó un sorteo de 600 mil pesos- fomentaron el mito de la serpiente emplumada, la idea nacionalista del presidente no caló hondo en los mexicanos.

Para el 23 de diciembre de dicho año, en el estadio se erigió un templo azteca dedicado a Quetzalcóatl, de quien se cuenta que pudo ser un gran hombre de enorme sabiduría que fue elevado a la categoría de dios. Aunque también había árboles de Navidad con luces de colores que adornaban el terreno. También se contó con la presencia de bandas de guerra y batallones a fin de hacer una fiesta más patriota. Hubo danzas aztecas, así como sacerdotisas, tehuanas y otros grupos indígenas.

La primera dama y el hombre que representó al dios mesoamericano -al que los aztecas lo consideraban como la deidad encargada del aprendizaje-repartieron juguetes y dulces entre los niños de escasos recursos que se encontraban en el recinto.

La fiesta creó controversia entre la sociedad. Unos estaban de acuerdo en fomentar el nacionalismo y otros más sintieron ofendidas sus creencias religiosas, ya que pensaban que también se pretendía sustituir las celebración del nacimiento de Jesús de Nazareth.

Incluso, alguna parte de la población se veía atemorizada por la figura de una serpiente emplumada. Por ello, la Secretaría de Educación aseguró que se le representaría como un hombre barbudo y rubio, con cierto parecido a Papá Noel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.