El patriotita

«La Grilla en Rosa» de Fabio -en versión cortita para grillar de volada-

Ahora resulta que el broncón comercial en que las constantes meteduras de pata y frases para agradar a la mascotiza nos han metido con Estados Unidos y Canadá, es toda una epopeya de un patriota que nos defiende del imperialismo.

¿Notan que lo de arriba lo pudo haber dicho el papá de los tarados ideológicos que se creen que la revolucioncita cubana es la onda, que ha traído bienestar y prosperidad a la isla y que todo mundo quiere irse de mojado al Caribe gracias a ello? A’i nomás para que vean lo anticuado de las bases idiotológicas del mesías.

Todo el asunto se reduce a que el Iluminado piensa que haber firmado el Tratado de Libre Comercio con esos países (sí, firmado por el inepto en persona, no por EPN, no por Calderón) y luego salir con que dijo mi mamá que siempre no, por el canijo caprichito de regresarnos a la era del carbón y combustóleo y negarse a respetar contratos ya firmados con empresas del tratado que generan energías limpias, no tendría consecuencias. Ah, y todo también por proteger al dinosaurio mapache y corrupto llamado Manuel Bartlett.

Tras la universalmente reprobada tontería de responder al llamado serio a arreglar el desorden que le hicieron EU y Canadá y que el estadista respondió con una canción de otro tabasqueño de quinta, el patriotita que se envuelve en el trapo de cocina más cercano y que se siente Juan Escutia y salió con que está defendiendo la soberanía y los recursos naturales, que cree suyos, del «imperialismo».

Una disputa comercial la convierte en otro distractor para tapar sus múltiples fracasos y millonarias pérdidas al país, que serían mayores si sigue con su teatrito nacionalista, que costaría a México unos 30 mil millones de dólares en sanciones, nomás para empezar.

Otro pequeño detallín: el HidalguiJuaritoTataLazarito wanabbe firmó con sus propias garritas el TMEC con su ídolo y amiguis Trump, el racista más antimexicano que ha habido en la presidencia gringa en tiempos recientes, de modo que ahora no puede quejarse de algo que firmó sin leer.

Pero ya se sabe que al patriotita no le importa nadie más que él, así que si los mexicanos pierden empleos, empresas, dinero, bienestar y demandas internacionales, pues al cabo no son sus problemas, ni su dinero ni su corrupta familia.

Twitter:  @Fabiocarton

Facebook: https://www.facebook.com/LaGrillaEnRosa