Defensor de derechos humanos

Gerardo A. Herrera Pérez

Por distintas vías existen mecanismos de la defensa de los derechos humanos y las libertades frente a los servidores públicos que violentan los mismos; las vías son: vía jurisdiccional, la vía no jurisdiccional y también la vía de la representación de los defensores de los derechos humanos de la población en condiciones de vulnerabilidad o de precariedad.

Es importante reconocer que los defensores de los derechos humanos, son personas que con un alto grado de conciencia social coadyuvan en la atención de las problemáticas que viven grupos en condiciones de vulnerabilidad (situación que le corresponde al Estado mexicano), como los adultos mayores, niños, niñas y adolescentes, jóvenes, personas con discapacidad, personas viviendo en adicciones, personas con alguna enfermedad crónica degenerativa o infecto contagiosa, pero también ayudar a promover acciones en contra del abuso de las autoridades que pretenden impulsar acciones por los recursos del bosque, agua, tierra o aire.

Desafortunadamente continua creciendo el número de defensores de derechos humanos que han sido asesinados por la defensa a los intereses de grupos en condiciones vulnerables como es el caso de las poblaciones indígenas. Por ello, es importante precisar que se debe de proteger y no estigmatizar a las personas defensoras de los derechos humanos.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, cuenta con un mecanismo de protección a periodistas y defensores de derechos humanos, a éstos les debe de ayudar a protegerlos y evitar las agresiones, crímenes y abusos en su contra, tales como homicidios, intimidación, amenazas, campañas de desprestigio, iniciación de acciones judiciales y controles administrativos, entre otros, en que pueden estar involucrados servidores públicos de todos los niveles de gobierno, así como personas que actúan en su nombre, con el objetivo de silenciar o debilitar sus denuncias para que los autores de violaciones a derechos humanos queden impunes.

Datos que sistematiza la CNDH, refieren que de 2006 a la fecha han sido asesinadas 46 personas defensoras de derechos humanos, de las cuales 16 eran mujeres, y 5 personas más permanecen desaparecidas desde 2009, lo que demanda la atención e implementación de políticas públicas para prevenir, investigar y sancionar la violencia contra dichos defensores de derechos humanos.

La información del Órgano Constitucional Autónomo de Derechos Humanos Nacional, precisa que las entidades con mayor número de homicidios de personas defensoras son Chihuahua, 14; Guerrero, 6; Oaxaca, 6; Veracruz, 3, y Sinaloa,2; situación que debería alertar a las autoridades de los tres órdenes de gobierno, para atender esta situación de alto riesgo y proponer medidas para evitar se repitan.

Finalmente, consideramos importante, visibilizar el trabajo que realizan las personas defensoras de los derechos humanos ante la sociedad, así como se les reconozca las acciones que realizan para evitar la tortura, discriminación, ejecuciones arbitrarias, desapariciones, violencia de género, protección del medio ambiente, derechos de las comunidades indígenas, población LGBTTTI, personas migrantes, entre otros segmentos de población; es decir, sin la presencia de las personas defensoras de los derechos humanos las organizaciones y/o las estructuras sociales verían limitados sus derechos y libertades.

Finalmente, quiero expresar que me preocupa que aquellos defensores de derechos humanos, como aquellos que defienden los recursos naturales, tengan que ser callados por la vía de las balas, tenemos mucho por hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.