Busca EU a los padres de niños traídos de contrabando

La administración del presidente Donald Trump lanzó una iniciativa para desmantelar las redes de tráfico de personas que, por primera vez, incluye el arresto de los “patrocinadores” -padres o familiares- que paguen por el traslado ilegal de sus hijos a Estados Unidos desde el extranjero.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) confirmó los operativos reportados inicialmente por medios locales y sostuvo que el objeto de la nueva política es desquiciar los métodos y rutas usadas por organizaciones criminales transnacionales.

Los “patrocinadores” que pagan a los contrabandistas por el trasiego de los menores son típicamente sus padres o familiares.

Una abrumadora mayoría de los menores de edad aprehendidos por autoridades migratorias en la frontera son eventualmente entregados a sus padres o a parientes que residen en Estados Unidos.

De acuerdo con varios casos reportados en medios locales estadunidenses, los padres de los menores han sido detenidos poco después que sus hijos llegan a sus casas después de ser puestos en libertad por la ICE. The Charlotte Observer reportó al menos media docena de casos desde Texas a Nueva Jersey.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) había emitido memorandos desde febrero pasado con cambios, entre otras cosas, en la manera que procesa a los menores no acompañados detenidos en su frontera con México, la mayoría procedentes de los países del llamado Triángulo del Norte: Honduras, El Salvador y Guatemala.

Los padres y familiares de los menores fueron identificados desde entonces como sujetos a una posible deportación en caso que hayan pagado a contrabandistas para traer ilegalmente a sus hijos a Estados Unidos.

El DHS sostiene que la medida busca evitar en parte que los menores caigan presas de robo, extorsión, secuestro, ataques sexuales y otros crímenes durante su trayecto hacia este país.