¿WhatsApp y las redes sociales nos espían?

  • Tras la polémica del uso de datos de WhatsApp vale la pena cuestionarnos que tan espiados estamos.

 

Hace unos días WhatsApp dio una noticia con respecto a sus nuevas políticas de privacidad que causaron el revuelo en las redes sociales, incluso provocó un éxodo a nuevas plataformas de redes sociales y mensajería basadas en internet.

Facebook, propietario de WhatsApp ya perdió miles de millones de dólares en unos cuantos días y salió a aclarar en un comunicado que no entendimos lo que planteó en su actualización de políticas.

Lo que es cierto, es que todos queremos nuestra privacidad en los dispositivos donde tenemos información propia, en otras palabras, no nos gusta ser espiados.

Esta necesidad por conservar nuestra privacidad fue lo que explotó como bomba en la redes distorsionando la realidad, incluso creando cadenas de pánico y molestia.

La verdad es que desde que existen los teléfonos la privacidad es relativa. Podemos ser espiados hasta con el más simple teléfono celular que podamos comprar en una tienda de conveniencia como los Oxxo.

Cualquier dispositivo que tenga comunicación con algún otro dispositivo ya vulnera nuestra privacidad. Y si ese dispositivo es un Smartphone, la cantidad de datos expuestos es mucho mayor.

Lo gratis nunca es gratis.

¿Te has puesto a pensar que reciben a cambio empresas como Google y Facebook si sus aplicaciones y servicios son gratis?, ¿cómo es que cada día son más millonarios si tú no pagas un peso por sus servicios?

Tus datos, si, tus datos es el precio que pagas. Si, esos datos que tanto quieres proteger en WhatsApp pero que a la vista de Facebook y Google estás desnudo, solo por mencionar algunos.

Si te sirve de consuelo, ellos aseguran que los tratan con privacidad, una privacidad relativa por supuesto.

Ellos pueden acceder a todas tus fotografías, videos, tu voz, mensajes que has enviado y recibido. Ellos tienen todo almacenado, incluso lo que ya has borrado.

En su mayoría todo se guarda en servidores o computadoras de AWS (Servicios Web de Amazon), donde también está alojado Netflix y muchos de los servicios de internet que usas. Por lo tanto, Amazon también tiene tus datos, esos datos que todos te prometieron tratar con privacidad, aunque no seas usuario de Amazon.

Sin embargo, no caigamos en la paranoia, esos datos hasta cierto punto no son del interés de estas empresas, nosotros no somos tan importantes como para que se interesen en ver nuestras fotografías y videos, aunque pueden hacerlo. Solo somos un registro más en «una granja de consumidores«.

Los datos que ellos quieren y usan son toda la información personal que puedan saber de ti, edad, etnia, cultura, ubicación, educación, enfermedades, pero principalmente tus gustos y tus deseos, incluso tu teléfono te escucha por el micrófono.

Con esos datos determina que anuncios “aparecerán” en tu teléfono y ahí es donde ellos hacen el negocio multimillonario con tus datos.

Es cierto, ellos no venden tus datos, pero los usan para venderte lo que deseas, necesitas o quieres. Si no espiaran tus datos no tendrías publicidad en tu teléfono de cosas que en especial a ti te interesan. No son los mismos anuncios en tu teléfono que en el de tu pareja o el de tus hijos incluso si todos entran al mismo tiempo a la misma “página de internet”, o red social.

Regresando a que tu teléfono espía todo lo que tecleas, buscas y dices si te sirve de consuelo o al menos para hacerte sentir menos espiado te podría decir que no es otra persona la que está detrás “chismoseando” toda tu información, tus fotos, videos o lo que platicas. No habría suficiente población para que hicieran ese trabajo con cada uno de nosotros las 24 horas todos los días… o al menos todo el tiempo que tu celular este encendido.

La inteligencia artificial

Si, toda tu información es procesada por inteligencia artificial, cada programa que descargas “gratuito” trae escondido un bot (robot sin cuerpo) programado con inteligencia artificial para hurgar dentro de tu teléfono en lo mas intimo de tu vida y obtener esos datos con los que te “venderá” las cosas que más deseas, necesitas o quieras.

En resumen, somos espiados todo el tiempo que nuestros dispositivos estén encendidos, la privacidad es muy subjetiva.

WhatsApp no es nada, hemos vivido años con cosas peores, pero tan necesarias, como Google.

La próxima vez que digas “el teléfono me leyó la mente” ya sabes que no la leyó, te espía todos los días y por eso te conoce tanto.

No todo es malo

Estamos tan acostumbrados a la tecnología que incluso es parte de nuestras vidas, tenemos dos opciones, regresar a la época de nuestros abuelos desconectados del mundo de ahora, o convivir con la tecnología como hasta hoy lo hemos hecho.

Esto solo es para hacer un poco de conciencia y no se dejen llevar por lo que dice la mayoría. Espiados ya estamos, el que no quiera estar espiado tendrá que volver a la época de las cavernas.

Solo sé consciente que cada que instales un programa “Gratis” como Facebook, Messenger, Snapchat, TikTok, Google, Youtube, Twitter, Instagram, WhatsApp, etc., el precio lo pagas con tus datos.

-Redacción Genaro Herrera Jarquín

Ing. Genaro Herrera Jarquín

Ingeniero en Electrónica y equipo Biomédico * Especialista en Telecomunicaciones y Cómputo * Consultor y Desarrollador de Negocios Digitales * Maestrando Ingeniería en Desarrollo de Software