Ver el mar activa un estado de felicidad en el cerebro

Un grupo de científicos investigó la relación del mar y la salud. Los resultados confirman lo que muchos sabíamos por instinto, los sonidos del mar estimulan la corteza prefrontal, un área del cerebro responsable de nuestras emociones y la reflexión personal.

Tras varias pruebas los investigadores comprobaron que el mar amplía la capacidad humana de autoconocimiento, pero también produce bienestar emocional.

La conclusión a la que llegaron es que estar cerca del océano es sanador. La sensación de felicidad que produce observar la playa y el agua marina regula nuestros niveles de serotonina, sustancia que controla la ansiedad.

La hormona del estrés, la cortisol, se reduce. Pero no solo eso, los científicos sugieren que el ir y venir de las olas nos remite al sonido de los latidos del corazón de nuestras madres, cuando estábamos en el vientre materno, lo que produce seguridad y protección.

“Cuando miramos hacia el mar, o a lo largo de la costa, percibimos un entorno predecible y estable”, dijo el neurocientífico Michael Merzenich, uno de los responsables de la investigación.

El mar es el lugar seguro del humano, ahí nos sentimos libres de amenazas. El agua que se pierde en el horizonte nos transmite estabilidad y paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.