Abuelito de 83 años que mató a su asaltante es condenado a prisión

Una sentencia judicial provocó la indignación de la población española. Jacinto Siverio de 83 años de edad, mató a un asaltante que había entrado a su casa; por esta acción fue condenado a dos años y seis meses de cárcel para pagar la pena por el delito de homicidio.

La sentencia podría haber sido mayor; sin embargo, existe la atenuante de que el homicidio fue en legítima defensa.

El intento de robo aconteció el 1 de marzo de 2015. En esa fecha, dos hombres, disfrazados con caretas y portando un formón y un arma de fuego falsa, entraron a robar en la finca de Siverio, que contaba por ese entonces con 80 años.

Primero brincaron un muro exterior, luego encontraron al anciano, a quien amenazaron para que les diera acceso a la casa-habitación.

Mientras, dentro de la vivienda se encontraban la esposa y la cuñada del acusado, de 69 y 64 años respectivamente, quienes observaron todo desde la ventana. La cuñada pudo esconderse; sin embargo, la pareja de Siverio fue encontrada por los asaltantes.

Los ladrones se concentraron en amenazar a la mujer para que les diera dinero, lo que permitió al anciano dirigirse al dormitorio para sacar de una caja cerrada con llave un revólver marca Ruby de calibre 38.

A partir de ese momento las acciones se precipitaron: Jacinto Siverio regresó a la habitación en la que se encontraba su esposa con los asaltantes, y realizó un primer disparo que impactó en el zócalo de la pared del hall. Volvió a disparar y esta vez alcanzó el lado izquierdo del rostro del asaltante. Dicho tiro, que resultó mortal, se convirtió en la causa de la condena.

La defensa de Siverio pidió que se le suspendiera la pena por ambos delitos, homicidio y posesión de armas; sin embargo el veredicto fue adverso. Pese a los alegatos de la defensa, el jurado, por siete votos a favor y dos en contra, dictó su veredicto: culpable.

Ni las circunstancias en las que se dieron los hechos cambiaron la decisión tomada. Si bien el jurado observó que el homicidio fue en defensa propia y de su familia, concluyeron que el octagenario tuvo otras opciones que no eran letales para salvaguardar la integridad de su esposa.

Por sus circunstancias, la sentencia ha resultado indignante para buena parte de la población española. La pareja padece secuelas a consecuencia del asalto.

En la sentencia se detalla que en el transcurso del asalto a Siverio lo encañonaron en la sien con un arma de fuego simulada y lo golpearon; sufrió diversas eritemas y heridas. Los asaltantes agredieron también a su esposa y le dejaron varios hematomas y erosiones en las piernas y la mano, además de un trastorno de estrés postraumático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *