Este es el protocolo para funerarias por muertes de Covid-19 en México

La Secretaría de Salud de la Ciudad de México confirmó que se han dado a conocer el protocolo correspondiente para el manejo correspondiente del cuerpo de las personas fallecidas por el nuevo coronavirus. En tanto, algunos grupos funerarios indicaron a Forbes México sobre el procedimiento que realizan en dichos casos.

Desde el mes pasado, la Agencia de Protección Sanitaria indicó la capacitación a funerarias sobre el protocolo para tratar cadáveres de personas enfermas con Covid-19, el cual está basado en normas internacionales, detalló la titular de la Secretaría de Salud local, Olivia López Arellano.

Lo que este procedimiento requiere son bolsas herméticas con un grosor especial, en las cuales es depositado el cuerpo; una vez sellado y depositado en el ataúd se pide no se vuelva a abrir, remarcó la autoridad sanitaria de la CDMX en conferencia de prensa del 27 de marzo.

La velación de los cuerpos está permitida, pero se recomienda que sea por un tiempo corto y que no se abra el cofre, como regularmente se acostumbra. Además, la incineración es algo que se le sugiere a las familias, abundó López Arellano.

Las empresas funerarias consultadas por este portal de noticias aseguraron que el tratamiento de cuerpo de personas que fallecieron por Covid-19 no los tomó por sorpresa, puesto que cuentan con protocolos en muertes por otras enfermedades contagiosas como hepatitis B, virus de la inmunodeficiencia humana, sarampión, entre otras.

En el caso de la funeraria J. García López, el grupo que acude a recoger el cuerpo va dotado de un equipo de protección que incluye: guantes, cubrebocas, lentes protectores y un traje tipo astronauta. Además, el personal lleva aspersores con soluciones químicas para la sanitización de los instrumentos y el lugar, indicó el director general de la empresa, Manuel Ramírez.

Previo a recolectar el cuerpo, hay un proceso de desinfección de la carroza, la canastilla y el forro séptico, donde es colocado del cadáver: La sábana con la que es envuelta la persona fallecida también es impregnada con esta solución química, para introducirla a la bolsa correspondiente, refirió.

Una vez en la agencia funeraria, el cuerpo es llevado a la sala de preparación para el embalsamamiento, donde se le realiza un proceso químico para favorecer la preservación del mismo y que se elimine cualquier riesgo de propagación del virus, abundó Manuel Ramírez.

Por el momento no hay pronunciamiento alguno de las autoridades para negar la velación del cuerpo, abundó el director de J. García López, por lo que este procedimiento se puede realizar en caso de que la familia lo pida y no se encuentre en vigilancia epidemiológica, sin embargo recomendó la cremación o entierro directo de la persona fallecida por covid-19.

“Garantizamos que no existe un riesgo sanitario en ninguna de nuestras 39 capillas que tenemos en nuestras nueve casas funerarias”, afirmó.

En el caso de funerarias Gayosso, un grupo de trabajadores con caretas, cubrebocas y guantes acuden a recolectar el cuerpo, para ser depositado en una bolsa sanitizada y sellada. Posteriormente es trasladado en un vehículo que es elegido para este tipo de casos, externó el director de operaciones de la compañía, Alejandro Sosa.

Se le da seguimiento al persona que realiza dicha labor para asegurarse que no tengan síntomas de coronavirus de manera posterior. Además, siguen las medidas generales de higiene, como el lavado de manos, la sana distancia y la colocación de material informativo en sus instalaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.