Este es el origen de las luces navideñas

En esta época decembrina que apenas comienza, casas, centros comerciales y calles enteras comienzan a llenarse de las luces y colores propias de la víspera de Navidad, y que tomar un protagonismo muy especial en muchos rincones del mundo.

Aunque son parte de la cultura moderna y existen de todo tipo, tamaño color e incluso con música y movimiento, las luces navideñas se hicieron populares a finales del siglo XIX.

En 1882, Edward Johnson, quien fue socio del famoso Thomas Alva Edison, inventor de la bombilla, ocupaba el cargo de presidente de la Edison Company for Electric Lighting, fue entonces cuando tuvo una genial idea y unió́ con alambre 80 focos de color blanco, rojo y azul y los colocó alrededor de un árbol de Navidad para hacerlo más vistoso.

En esos días, Johnson ya había estado ideando la forma de aprovechar la energía eléctrica de la compañía y mando a fabricar una serie de bombillas para reemplazar las velas que se usaban con frecuencia para encender los árboles de Navidad y que para entonces comenzaban a ser obsoletas.

Las primeras series de Navidad de Johnson, eran una especie de hilos eléctricos con tan solo 80 luces cada uno, hoy las podemos encontrar en metros y decenas de luces y colores.

Las bombillas de aquella primera serie eran del tamaño de una nuez, y con estas, decoró el árbol de Navidad.

El nuevo invento llamó la atención del periodista William Augustus Croffut, quien, tras visitar a Johnson, escribió una historia sobre el árbol para el diario Detroit Post and Tribune.

Edward Johnson se convirtió entonces en el “padre de la luz eléctrica del árbol de Navidad”, y aunque ya era conocido en el negocio general de la electricidad, su reputación por su ingenio para dotar de luces la Navidad lo hizo memorable.

En 1985 la moda de las series de colores, se popularizó luego de que el presidente Grover Cleveland introdujo un árbol iluminado eléctricamente en la Casa Blanca.

Una vez que inició el siglo XX, en 1901, la compañía Edison Electric comercializó el invento con series de nueve enchufes; actualmente no es posible concebir la Navidad sin las luces que llenan de color miles de hogares alrededor del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.