Papa recibe a Cristina Fernández en audiencia privada

Ciudad del Vaticano, 7 de junio 2015 (Círculo Digital).- El Papa Francisco recibió hoy a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en audiencia privada por espacio de 105 minutos en un estudio del complejo del Aula Pablo VI del Vaticano.

El pontífice llegó hasta la plaza del hongo, dentro del territorio vaticano, a pie a las 16:45 horas locales (14:45 GMT) y antes de ingresar al salón del encuentro saludó de mano a cada uno de los comunicadores que estaban afuera con motivo del día del periodista, como se festeja en Argentina.

Poco después, a las 16:51 (14:51 GMT), llegó la mandataria y fue recibida en la entrada por el prefecto de la Casa Pontificia, Georg Gaenswein. Inmediatamente ingresó en una antecámara donde la saludó Jorge Mario Bergoglio.

En un momento ambos amagaron a ingresar al estudio privado pero ella exclamó: “Tenemos que sacarnos la foto, si no…” y se giraron quedando de frente a los fotógrafos. Entonces ella añadió: “La manito, la manito…” pidiendo un apretón de manos al Papa.

El coloquio privado se extendió por una hora y 45 minutos, un tiempo realmente inusual y con muy pocos precedentes. Sólo con ella misma, la presidente argentina, Francisco ha compartido diálogos más largos, en las otras tres veces que almorzaron en El Vaticano (marzo 2013, marzo y septiembre de 2014).

Tras esa conversación, de la cual la Santa Sede no ofreció mayores detalles, se pasó a un intercambio de regalos. Ella obsequió, entre otras cosas, un gran cuadro del pintor argentino Eugenio Cuttica con la imagen del beato arzobispo de El Salvador, Óscar Arnulfo Romero.

Además le obsequió una cesta con productos típicos artesanales como vinos y mermeladas, dos bajorrelieves (uno con la efigie del propio Papa y otro con la imagen de la Virgen de Luján) así como dos libros: Uno de monumentos argentinos y otro del filósofo uruguayo Alberto Methol Ferré (“Los Estados nacionales y el Mercosur”).

Ante cada regalo ella le fue ilustrando brevemente el origen y los detalles. Bergoglio, por su parte, donó a la presidente una reproducción en ícono de la Virgen de la Ternura que se encuentra en la catedral de Vladimir en Rusia.

Después se tomaron la foto oficial con la delegación argentina de 20 personas, entre los cuales destacaron los ministros de Relaciones Exteriores y Culto, Héctor Timerman; el de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carlos Casamiquela, y el embajador de Argentina ante la Santa Sede, Eduardo Valdés.

También el secretario general del Sindicato de Peones de Taxi, Omar Viviani, y el secretario general del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos, Omar Suárez.

A cada uno de ellos el líder católico les regaló un rosario y se entretuvo en diálogos breves. Luego el pontífice y la presidenta salieron. Al pasar ante un grupo de periodistas, ella también saludó por la fiesta de los informadores y aseguró que era un honor festejarlo con el Papa argentino.

Los dos se despidieron amistosamente y tras otros saludos, Francisco se acercó nuevamente a los periodistas para agradecerles por haber trabajado en el día de su fiesta. “Recen por mí y si alguno no sabe rezar o no le sale, entonces tírenme buena onda”, apuntó.

Según informó el portavoz de la Sala de Prensa del Vaticano, Federico Lombardi, “la señora presidenta quiso manifestar una vez más el afecto y la cercanía del pueblo argentino al Papa y pedir su bendición para todos sus connacionales”. (Notimex)