Cuarta caravana migrante reinicia su caminata por Chiapas; se dirigen a Pijijiapan

La cuarta caravana migratoria reinició su caminata por Chiapas desde las tres de la mañana de este jueves para trasladarse de Mapastepec a Pijijiapan.

Fue una marcha de 60 kilómetros, al frente llevaron una cruz como estandarte.

Al llegar al municipio de Escuintla, autoridades de Protección Civil atendieron a varias personas con los pies lastimados o infecciones respiratorias.

Un grupo de alrededor de 800 personas prefirieron trasladarse en transporte público para evitar caminar los 40 kilómetros de distancia, la mayoría argumenta cansancio, fatiga y pies lastimados.

Algunos de ellos ya están instalados en la entrada de Pijijiapan esperando a sus compañeros para entrar al poblado juntos.

El resto del grupo viaja disperso por la carretera realizan descansos prolongados para continuar su camino a Pijijiapan.

La caravana se ha dividido en grupos debido a la falta de organización desde sus inicios.

En la salida a carretera fueron escoltados por policías municipales.

En Tapachula, Chiapas, cientos de migrantes salvadoreños que forman parte de la tercera caravana de centroamericanos que ingresaron a México el pasado 28 de octubre de manera legal, deambularon por las calles de la ciudad en busca de empleo y un lugar donde vivir.

Los 400 migrantes que entraron legalmente ya cuentan con un registro migratorio, pero no pueden salir de Chiapas hasta que concluyan todo el trámite y obtengan su permiso para permanecer legalmente en México. Este trámite podría tardar entre 45 días y tres meses.

Los migrantes de la primera caravana que entró a México se concentran en la ciudad deportiva Magdalena Mixhuca de la Ciudad de México. De los cuatro mil 500 migrantes instalados en ese albergue, el 50 por ciento pretende continuar su camino hacia la frontera norte.

El Gobierno de la CMX estima que los migrantes se queden una semana en la ciudad. La noche del martes y madrugada de este miércoles, mujeres y niños migrantes abarrotaron una carpa especial destinada para esos grupos vulnerables en el estadio de Magdalena Mixhuca. Autoridades entregaron cobijas y colchonetas.

Afuera de las carpas, algunos voluntarios también ofrecieron toallas sanitarias, cepillos dentales, pasta, papel higiénico, mochilas y algunos dulces para los niños. Muchos de los migrantes también buscaron ropa entre las donaciones.

La mayoría de los migrantes sabe que hubo elecciones legislativas en Estados Unidos y del reforzamiento militar en la frontera, pero aseguran que eso no detendrá su recorrido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.