Manuel Felguérez recibió la Medalla Bellas Artes en reconocimiento a su notable trayectoria

manuel felguerez_2Al condecorarlo el sábado 20 de febrero con la Medalla Bellas Artes, la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda, señaló que Manuel Felguérez es uno de los artistas plásticos mexicanos más notables y un protagonista privilegiado en el diálogo de México con la escena del arte moderno internacional, por lo que es admirado y querido.

 

Dijo que fue el autor de Los relámpagos de agosto, Jorge Ibargüengoitia, el primero en descubrir el talento de Felguérez, y que incluso escribió que, tras conocer un dibujo suyo, “resultó para él sorpresivo el principio de una de esas rarísimas vocaciones”.

 

En la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, la titular del INBA apuntó que Felguérez fue uno de los primeros creadores mexicanos que abrazó con entusiasmo el arte abstracto, lo estudió y lo desarrolló, creando una obra magnífica cuya amplitud va de la escultura al urbanismo y de la pintura a la gráfica. “Hoy, Felguérez es referente en América Latina”.

 

Asimismo, sostuvo que es un respetado artista por su inagotable pasión por el trabajo y su actitud siempre abierta a nuevas posibilidades conceptuales y materiales. Gracias a estas cualidades, “ha logrado dominar la materia y transformarla para que a través de ella hablen los estados de ánimo del hombre, sus pasiones y sus placeres.

 

“Durante más de seis décadas, Felguérez ha labrado una carrera artística al calor del trabajo arduo, los objetivos claros y los principios firmes. Hoy sigue buscando y explorando, y entre más lo hace, más se encuentra a sí mismo y más nos asombra la contundencia de su arte y la vigencia de su propuesta estética. Siempre ha encontrado la forma de entregarse y compartir con otros su talento e inteligencia. Ha sido la voz que orienta a varias generaciones”.

 

Finalmente, aseveró que la obra de Felguérez es un ejemplo de que el arte es esencia, entrega y generosidad, de ahí que su trayectoria sea una lección impecable de quien no renuncia a sus sueños y no rechaza la libertad, la coherencia y la nobleza.

 

Tras recibir de manos de María Cristina García Cepeda el máximo reconocimiento que entrega el INBA a los creadores más importantes de nuestro país, Manuel Felguérez expresó: “Es profundamente emocionante que el Instituto Nacional de Bellas Artes me dé una medalla, y me preguntó por qué lo hace si yo debería dársela. Luego reflexiono y digo: ‘No es para tanto’. Pero un poco sí. Quiero decir que mi carrera, la de artista plástico, por llamarme de alguna manera, siempre ha tenido atrás al INBA. De perdida creo que ha sido siempre un cómplice”.

 

Reconoció que “antes de 1947 nos la pasábamos, como grupo, siempre exigiéndole, porque queríamos hacer un arte diferente, por época, por generación, al que se venía haciendo en los últimos 50 años en México.

 

Nuestro país, agregó, “es claro en lo que son las rupturas en el arte. El que las describió muy bien fue Octavio Paz, pues dijo que ya habían llegado, pero nosotros no sabíamos que éramos de la Ruptura ni pensábamos romper absolutamente con nada, ni nos interesaba. Simplemente éramos los jóvenes artistas en México.

 

“Desde el principio, los pintores de la Ruptura fuimos muy amigos entre nosotros y de los escritores, los músicos y los bailarines. Todos éramos amigos y toda la generación buscaba lo mismo: hacer una obra que ya no tuviera que ver con la época del nacionalismo, no porque fuera bueno o malo, sino porque ya no nos importaba; ya eran otros tiempos.

 

“Se trata de una generación tremendamente interdisciplinaria, es decir, nos ayudamos unos a otros y lo hicimos entre todos. Uno como pintor es parte de un movimiento general de toda la cultura nacional.

 

“El INBA siempre ha estado detrás de mi trayectoria, por tal motivo creo que sería bueno partir la Medalla Bellas Artes”, manifestó el artista nacido en Zacatecas en 1928.

 

Durante su intervención, el escritor Juan Villoro aseguró que Felguérez es un artista extraordinario y una maravillosa persona, “una de las más generosas que haya conocido.

 

“La sabiduría consiste en darle nuevo sentido a la experiencia y resignificar y renovar lo que ya se posee, como en este caso homenajear a Manuel Felguérez, hombre sabio que ha sabido reinventarse en cada una de sus instancias. Pocos artistas han sido tan versátiles y tan completos como él”.

 

Por su parte, el ensayista Luis Ignacio Sáinz refirió que el creador zacatecano “es atemporal por su vitalidad, frescura y contundencia; es un excelente crítico de sí mismo, como decía Paz de él. En un ocasión, Felguérez dijo que el arte es un lenguaje comunicativo, y que el artista que no comunica, no existe”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.