Líderes africanos buscar socios estratégicos para empoderar a los ciudadanos

Davos-Klosters, Suiza, 21 de Enero 2016 – Lo único que preocupa a los líderes políticos y económicos de África sobre las revoluciones disruptivas en la industria, la energía, el comercio y la educación es que no van a ser rápido o lo suficientemente grande como para mantenerse al día con la creciente demanda de los mismos .

«Más de un siglo después de que Edison inventó la bombilla, la mitad de África se encuentra todavía en la oscuridad», dijo Akinwumi Ayodeji Adesina, Presidente del Banco Africano de Desarrollo (BAD), Abidjan. «Hablamos de la Cuarta Revolución Industrial, pero todo comienza con la necesidad de electricidad, que es como la sangre en el sistema. Si no lo tenemos, no podemos vivir «.

Con 645 millones de africanos privados de electricidad, escuelas, hospitales y hogares sufren. Unas 600.000 mujeres mueren cada año por inhalar el humo de cocinar con leña o estiércol. Para asegurar el acceso universal para el año 2025, los jefes de Estado africanos han puesto en marcha un nuevo acuerdo en materia de energía, se centró en el poder, el potencial y la asociación. Alianza revolucionaria puede tomar varias formas.

Uno es con las empresas industriales y de la inversión extranjera directa. Las revoluciones son del sector público habilitado, pero impulsado por el sector privado. Una de las revoluciones más perturbadores de la década pasada llegó a través de la tecnología de telefonía móvil, ahora en manos de 700 millones de africanos. «Las TIC viene de forma natural en todo el continente», dijo Hans Vestberg, presidente y consejero delegado de Ericsson, Suecia. «La banda ancha y la nube está llegando a África. Casi todos los africanos tendrán smartphones cinco años a partir de ahora. Piense en lo que puede hacer por el gobierno «, dijo.

Una segunda asociación es la relación con los países de ultramar. Con exceso de trabajo y la capacidad industrial y la desaceleración del crecimiento, China mira hacia África para nuevas oportunidades, que los países africanos buscan explotar. «La plataforma estratégica entre China y Africa es el mejor que he conocido», dijo Hailemariam Dessalegn, Primer Ministro de Etiopía. «Pero las economías emergentes como China e India ya no son más competitivos en el trabajo, y es el turno de África ahora», agregó.

Una tercera alianza revolucionaria implica la expansión del comercio regional, en la actualidad sólo representa el 11% del comercio. Sin embargo, la caída de los precios mundiales de productos básicos elevan el riesgo de las exportaciones en el extranjero, y abren una oportunidad para agregar valor y reducir la volatilidad mediante la mejora de la cadena de suministro dentro del continente, «Sabemos que, si negociamos más bienes entre nosotros mismos, tendríamos una gran cantidad de ganancias «, dijo Paul Kgame, Presidente de Rwanda. «No tenemos que esperar a que estos cambios, pero podemos compensar fácilmente lo que estamos perdiendo en el extranjero mediante la concentración en lo que está muy cerca de nosotros y lo que podemos hacer entre nosotros mismos», dijo.

Este empató en el cuarto alianza revolucionaria: con los ciudadanos rurales y, en particular, las mujeres. A través de toda revolución industrial, la gente necesita comer, y África tiene el 65% de la tierra cultivable que queda en el mundo. Para procesar los productos agrícolas primas como el cacao dentro del continente, los líderes de África pueden invertir en granjas como negocio, la mitad de las cuales están a cargo de mujeres. Al ayudar a las mujeres vincular sus productos a los mercados, unos US $ 300 millones en préstamos puede aprovechar $ 3 mil millones en un nuevo potencial.

Más de 2.500 líderes de empresas, gobiernos, organizaciones internacionales, la sociedad civil, la academia, los medios de comunicación y las artes están participando en la 46ª Reunión Anual del Foro Económico Mundial en Davos-Klosters, Suiza, el 20-23 de enero.

Tomar un papel formativo en la configuración del debate de la Reunión Anual 2016 como los Copresidentes son: Mary Barra, Presidente y Director Ejecutivo de General Motors, EE.UU., Sharan Burrow, Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional (CSI), Bruselas; Satya Nadella,consejero delegado de Microsoft Corporation, EE.UU., Hiroaki Nakanishi, presidente y CEO de Hitachi, Japón; Tidjane Thiam, Director Ejecutivo, Credit Suisse, Suiza; y Amira Yahyaoui, fundador y Presidente, Al Bawsala, Túnez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.