‘La Gran Muralla’, con Matt Damon, aspira a batir récords

La última producción del director chino Zhang Yimou, La Gran Muralla (The Great Wall), una fantasía épica llena de monstruos y protagonizada por Matt Damon, se estrena mañana en los cines del país asiático con grandes expectativas por ver si se convierte en el primer taquillazo internacional del cine chino.

Con un presupuesto de 150 millones de dólares, el filme es el más caro nunca antes rodado íntegramente en China, y el primero en el que Zhang, famoso por películas como Vivir o La linterna roja, utiliza mayoritariamente el inglés en su versión original, lo que demuestra la clara vocación global de la cinta.

La Gran Muralla, con otras estrellas como Willem Dafoe (Spiderman y Platoon) o el chileno Pedro Pascal (Game Of Thrones y Narcos) en el reparto, parte de la premisa fantástica de que el famoso monumento no fue construido para defender a China de invasores humanos, sino para guarecerla de sanguinarios monstruos.

Estos son los taotie, unas criaturas que según viejas leyendas orientales atacan a los humanos cada 60 años y tienen ojos en las axilas, unas bestias contra las que los guerreros William Garin (Damon) y Pero Tovar (Pascal) tendrán que luchar codo con codo y apoyados por los ejércitos de China.

El filme, distribuido por Universal y que llegará a los cines de EU el 17 de febrero, es la primera coproducción chino-estadunidense de Legendary Studios desde que fuera adquirida en enero por el conglomerado chino Wanda.

Productores y director apuestan en esta película por una fórmula, la fusión de historias de la cultura china con estrellas occidentales, que todavía no acaba de tener buenos resultados en las taquillas internacionales, como Zhang comprobó con uno de sus últimos trabajos, Las flores de la guerra.

Esa película, protagonizada por Christian Bale y ambientada en la invasión japonesa de China durante la Segunda Guerra Mundial, fue la más taquillera en el país en 2011, recaudando 95 millones de dólares, pero tuvo un impacto muy limitado en Occidente y fue acusada de tener detrás la maquinaria propagandística de Pekín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.