La derrota de Padrés

Hermosillo, Sonora a 9  de junio, 2015 (Alberto Vizcarra / Dossier Politico/Noticias México/Círculo Digital).- La dinámica de los proceso de sociales trasciende las fronteras partidistas. Lo acabamos de comprobar con la victoria electoral de Claudia Pavlovich Arellano. Formalmente aparece como un triunfo del PRI sobre el PAN, pero en realidad es la reivindicación social de la mayoría de los sonorenses que ya no soportaban a un gobierno que hizo del decisionismo autoritario el principal instrumento del ejercicio en el poder. Con ello violó la ley y el Estado de Derecho, atropelló garantías individuales y sociales, torturó, encarceló a inocentes y a quienes defendieron sus derechos, como la Tribu Yaqui.

 

Es una ironía de la historia: Guillermo Padrés intentó dividir a Sonora para extender su imperio con el eventual gobierno de Javier Gándara. Lo que logró es unir a la mayoría de los sonorenses en su contra y la forma en que lo expresaron es derrotando a Gándara en las urnas. Este siete de junio se derrotó a la impunidad, la represión, la corrupción, el autoritarismo; y lo más importante, se volvió a derrotar, en forma apabullante, en el Sur de Sonora, la política hídrica basada en el absurdo de repartir lo que lo alcanza, como ilegalmente se ha tratado de hacer con la operación del Acueducto Independencia.

 

El desprecio político a Padrés y a su candidato se hizo sentir en todo el estado. Pero los mayores índices de votación en su contra se registraron en el sur de la entidad, especialmente en Cajeme y en el territorio de la Tribu Yaqui. El mensaje es claro: la población no quiere que continúe el saqueo a las finanzas públicas, pero sobre todo no quiere que permanezca la política hídrica basada en el robo del agua y en la descabellada renuncia a gestionar mayores volúmenes del recurso que permitan el desarrollo regional e impulsen las potencialidades y las vocaciones productivas de todos los municipios del estado.

 

Hemos dado el primer paso en dirección al restablecimiento de la normalidad en Sonora. Los Acuerdos firmados por Claudia Pavlovich en la Guardia Tradicional del Pueblo de Vícam, en presencia de los gobernadores yaquis, del Movimiento Ciudadano por el Agua y de los sectores productivos del Sur de Sonora, son una plataforma estupenda para la discusión de una nueva política hídrica de alcance regional y nacional.

Las posibilidades no se esperan, se crean y se construyen. La victoria de Claudia es una construcción de la mayoría de los sonorenses. Hay que robustecer esta posibilidad.