Francia suspende alza de impuestos y llama a la calma

El primer ministro francés, Édouard Philippe, anunció hoy la congelación de los precios del gas, la electricidad y de los carburantes como medidas de choque para “apaciguar” las protestas de los llamados ‘chalecos amarillos’.

En una declaración televisada, Philippe consideró que “ningún impuesto merece poner en peligro la unidad de la nación”, y adelantó que también se suspende el endurecimiento de la inspección técnica de vehículos, otra de las demandas originales del movimiento.

Philippe dijo que se abrirá un diálogo nacional para revisar por completo el sistema fiscal francés.

Como primeras medidas, Francia suspende durante seis meses la subida de la “tasa carbono”, la convergencia de precios entre el diesel y la gasolina y el alza de la fiscalidad al gasóleo de vehículos agrícolas.

También se congelará por medio año el endurecimiento de las condiciones de la inspección técnica a vehículos que debía entrar en vigor el próximo 1 de enero.

Del mismo modo, tampoco aumentarán las tarifas de la electricidad y el gas durante todo el invierno, mientras dure el proceso de concertación nacional.

Sin embargo, Philippe fue contundente al afirmar que, desde el comienzo del movimiento de los ‘chalecos amarillos’, cuatro franceses han muerto y cientos han resultado heridos en las protestas, por lo que “esta violencia debe cesar”.

Al referirse al “gran debate” que tendrá lugar entre el 15 de diciembre y el 1 de marzo en torno a la fiscalidad, reconoció que los impuestos y tasas en Francia “son los más elevados de Europa, es un sistema complejo y a veces injusto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.