Descubren una nueva especie de rana en Ecuador

Una nueva especie de anfibio de cabeza prominente, no descrita con anterioridad, fue descubierta en el sur de Ecuador, en una investigación desarrollada por un equipo interdisciplinar del que forman parte varias instituciones del país.

Se trata de una rana que ha sido bautizada como Lynchius megacephalus, voz latina que significa cabeza grande, y que ha sido localizada en la cordillera andina del sur de Ecuador, en páramos del Parque Nacional Yacuri, próximo a la frontera con Perú.

El autor principal del estudio, Juan Carlos Sánchez, investigador de la Universidad de la provincia de Azuay (sur de Ecuador), explicó que la zona donde se localizó al ejemplar “se ha muestreado por un buen tiempo”.

En el estudio, que forma parte de un proyecto de investigación que comenzó con una tesis de grado y posteriormente la descripción de otras nuevas especies, han participado también científicos de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador de Quito y del Instituto Nacional de Biodiversidad (INABIO), así como de las universidades de Florida Central y la Nacional de Colombia.

En las fotos incluidas en el estudio se aprecia que la rana, que habita los bosques montañosos del sur del país, es de color marrón oscuro con algunos ribetes negros y la cabeza tiene un gran volumen en relación al cuerpo.

Los análisis filogenéticos y morfológicos determinaron que el ejemplar, encontrado en la reserva de Tinajillas-Río Gualaceño, en la provincia de Morona Santiago, era una nueva especie no descrita y hermana de la recientemente descubierta Lynchius tabaconas en Perú.

De acuerdo al artículo científico sobre el hallazgo publicado por la revista especializada Zootaxa, los investigadores emplearon pruebas morfológicas y genéticas para la descripción de la nueva especie de anfibio.

El tamaño y osificación de la cabeza distingue a esta especie de sus congéneres más cercanos.

Además, el animal presenta en su región dorsal varias protuberancias de pequeño tamaño de forma subcónica y pronunciadas rugosidades en el dorso.

Mario Yánez, participante en el estudio e investigador de INABIO, cuya sede se encuentra en Quito, indicó a Efe que las instituciones ecuatorianas apoyaron la línea de investigación de Sánchez y que, “parte de los resultados y el trabajo es la descripción de esta nueva rana terrestre”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.