El rey de España quita título de Duquesa a su hermana

Madrid, España, 12 de junio 2015 (Círculo Digital).- El rey Felipe VI de España, determinado desde su proclamación hace un año a limpiar la desprestigiada imagen de la monarquía, decidió revocar el título de duquesa que su padre había otorgado a su hermana Cristina, imputada en un escándalo de corrupción.

Único hijo varón de Juan Carlos I, Felipe VI, de 47 años, llegó al trono el 19 de junio de 2014 prometiendo una corona con “una conducta honesta y transparente”, después que su padre abdicara en su momento más bajo de popularidad por la acumulación de escándalos, encabezados por el que concierne a Cristina, la segunda de sus dos hijas.

Un año más tarde, el nuevo monarca da la sorpresa decidiendo despojar a su hermana del título nobiliario que su padre le había concedido en 1997, coincidiendo con su boda con el ex medallista olímpico de balonmano Iñaki Urdangarin.

“El Boletín Oficial del Estado publicará hoy un Real Decreto por el cual Su Majestad el Rey revoca el uso del título de Duquesa de Palma de Mallorca en favor de Su Alteza Real la Infanta Doña Cristina”, informó ayer el palacio en un comunicado.

La infanta, de 49 años, sexta en la línea sucesoria al trono de España, está acusada de delitos fiscales en relación con los negocios de su esposo y deberá sentarse en el banquillo de los acusados en una fecha aún por determinar.

Urdangarin, de 47 años, es sospechoso de haber utilizado su posición en la familia real para obtener contratos de dos gobiernos regionales mediante una entidad sin ánimo de lucro, el Instituto Nóos, que él presidía. Las cantidades concernidas ascienden a 6.1 millones de euros (6.6 millones de dólares).

El juez instructor, José Castro, sospecha que Cristina cooperó activamente con Urdangarin utilizando para fines personales una parte del dinero presuntamente malversado, mediante una empresa pantalla, Aizoon, propiedad de ambos a partes iguales.

Tras cuatro años de una instrucción que contribuyó a hundir la imagen de la monarquía española y a la abdicación de Juan Carlos I, el magistrado había ordenado el 22 de diciembre el procesamiento de la hermana de Felipe VI. Algo inédito en la monarquía española y un duro golpe para su imagen.

MEJORAR LA IMAGEN

Problemas de salud a repetición, informaciones sobre una relación sentimental con una elegante aristócrata alemana de origen danés, mucho más joven que él, un costoso viaje a Botsuana para cazar elefantes en abril de 2012, cuando los españoles vivían el momento más duro de la crisis: los escándalos dieron al traste con la buena imagen que Juan Carlos I tenía como artífice de la democracia en España tras el fin de la dictadura franquista (1939-1975).

Pero sin duda el más determinante fue el caso Nóos.

“No lo sé”, “no lo recuerdo”, “lo desconozco”, “no lo sabía”, “no me consta”, fueron las respuestas que la infanta Cristina dio al juez Castro durante un interrogatorio de más de cinco horas previo al procesamiento en febrero de 2014.

La hermana del rey alega que confiaba plenamente en su marido, no participaba en sus negocios y se limitaba a firmar lo que él le pedía.

Esto no ha impedido sin embargo, que su hermano, y la esposa de éste, la reina Letizia, se distanciasen aún más de ella desde su llegada al trono. (Agencias)