El juego de Yalta, un recorrido emocional por las pasiones humanas

La infidelidad y el tema de las apariencias es abordado en la obra El juego de Yalta que se presenta en el Centro Cultural Helénico en una cuarta temporada que, de acuerdo con el director de la puesta, Ignacio Escárcega, se encuentra en un gran momento de madurez gracias a una actoralidad poderosa y asentada.

 

Esta adaptación del dramaturgo irlandés Brian Friel del cuento La dama del perrito, de Antón Chéjov, expone la nueva conquista de un hombre maduro experto en la técnica y arte de la seducción, que pone en entredicho todo su saber sobre el amor y desencadena una pasión inusitada.

 

“La mayor virtud de la adaptación es que los dos personajes llevan la voz y en distintos momentos cuentan en primera persona lo que les ocurre y luego se establece un diálogo entre ellos, eso me parece un recurso importante, porque le da mayor presencia y voz al personaje de Ana, la coprotagonista de este montaje”, explicó en entrevista Ignacio Escárcega.

 

En la historia, un banquero de Moscú y padre de familia comienza a engañar repetidamente a su esposa al encontrarse de vacaciones en Yalta, hasta que conoce a Ana, una mujer casada de 22 años, de la cual se enamora y comienza un affaire.

 

“El amor ocasiona estos conflictos porque los dos personajes están en el supuesto de que lo que viven es una aventura de unos cuantos días, pero la intensidad hace que los dos estén muy transfigurados por lo que les ocurre y, por lo tanto, no pueden renunciar a dejarse de ver y comienzan a hacer locuras”.

 

El director explicó que la obra representa un desafío para los actores Rodolfo Arias, Yael Albores e Isael Almanza, porque lo importante no es lo que es evidente o aparente, sino lo que está debajo de los personajes que tratan de ocultar lo que verdaderamente sienten como estrategia para protegerse o ser aceptados por los demás.

 

Si bien en algunas críticas al cuento de Chéjov se asegura que el protagonista masculino considera a las mujeres como seres inferiores, Ignacio Escárcega aclaró que en este caso no las considera como un trofeo, sino como “compañeras de aventuras”.

 

“Ana es una persona que le da su lugar a este hombre de cuarenta y tantos años de edad y le hace sentir importante, porque está muy golpeado en su autoestima en su día a día como banquero en Moscú”.

 

También señaló que no es un montaje historicista ni museográfico, pero plantea un ambiente de principios del siglo XX que se hace evidente en especial en el vestuario.

 

En escena se cuenta con la música en vivo interpretada por Adriana Hernández Forcada, quien hace que el violín se convierta en un personaje más que hace comentarios musicales sobre lo que ocurre emotivamente con los personajes.

 

De acuerdo con Ignacio Escárcega, la reflexión que buscan detonar en los espectadores es el gran recorrido emocional que puede haber en sensaciones primarias y cómo en el amor pueden pasar diferentes situaciones, desde vivir un enamoramiento espontáneo hasta enfrentar dolor de la separación.

 

El juego de Yalta se presenta todos los lunes a las 20:30 horas hasta el 2 de mayo en el Teatro Helénico del Centro Cultural Helénico ubicado en Avenida Revolución No. 1500, colonia Guadalupe Inn. Localidades: $200.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.