Comparten Jorge F. Hernández y Abraham Cruzvillegas secretos para crear sus obras

28 de mayo 2015 (Maya Comunicación/Círculo Digital)  El escritor Jorge F. Hernández y el artista conceptual Abraham Cruzvillegas compartieron parte de su proceso de trabajo para crear sus respectivas obras en la charla Residual: letras desde lo que queda, en el marco del ciclo de conferencias Lenguajes en diálogo: literatura y otros medios, en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia.

 

El autor de la novela Réquiem para un ángel(2009) Jorge F. Hernández, compartió con los presentes, en el recinto ubicado en Nuevo León 91, que es a partir de los gestos de las personas que crea cuentos e historias, al tiempo que recordó que fue cuando pequeño que le regalaron una libreta y le sugirieron que en ella escribiera sobre su día, las cosas que le sucedían o inventara.

 

“Además de escribir hago dibujos desde niño en libretas, lo sigo haciendo, pero ahora ya tiene toda una mecánica: hay una idea que se me ocurre, hago al personaje, le pongo un nombre y lo hago cuento”, refirió el escritor.

 

Indicó que en las microhistorias que crea con sus dibujos lo que importa es el gesto, por lo cual primero empieza a dibujarlo y luego lo hace cuentito, respondiendo a las preguntas quién, qué, cuándo, dónde y “de vez en cuando” por qué.

 

Jorge F. Hernández en libretas escribe, dibuja a mano y realiza laberintos de palabras con las que busca desahogarse y expresar sus “desahucios, ausencias, tristezas, corajes y mentiras”, con los que también arma historias, confesando que es lo inverosímil lo que más le llama la atención para crear un cuento.

 

Por su parte, el creativo Abraham Cruzvillegas expuso que él ha escrito sobre su colonia y lo que considera su genealogía. “Hay algo que viene con la historia y con la necesidad de escribir, de poner por escrito lo que uno cree que es y de lo que piensa y cree es la realidad, eso es la literatura”.

 

Mencionó que a él le gusta trabajar y operar su trabajo sobre lo residual. “Yo trabajo físicamente con objetos que son desechos y que muchos consideran basura. Yo no lo veo así, pues lo residual es la materia prima de mi trabajo y en ese sentido se hermana con la metodología del modo en que trabajo”.

 

Cruzvillegas agregó que al montar una pieza el espectador la ve y la interpreta, lo que no quiere decir que haya un círculo de comunicación. “El espectador la hace suya, la lleva a su territorio, la descompone y no hay margen del error”.

 

El artista conceptual agregó que cuando escribe lo hace organizando el material que de alguna manera pueda leer, pero siempre para ser interpretado de otra manera por el otro.

 

“Me llama la atención lo que al final lee un lector, siempre procuramos encontrar un significado puntual que pueda ser visible o palpable y eso es imposible o una ociosidad por parte del público”, puntualizó.

 

En tanto, la coordinadora del ciclo, la escritora Rocío Cerón expuso que tener una charla en la que se hable de lo residual es porque casi siempre en la literatura tiende a quedarse en el libro, cuando tiene muchos soportes o espacios. “Somos vectores de esas mínimas cosas como de las cartografías, libretas o bitácoras que se van creando”, apuntó.