Colibri, el buscador en Redes Sociales de búsqueda de migrantes muertos

Nancy Montoya      

Tucson, Arizona (Noticias México).- En el 2012  Marco Antonio, de sólo 19 años, abandonó  su casa en Obregón, Sonora para ir como miles de mexicanos en busca del “sueño americano” hacia los Estados Unidos. Seis días después de su partida estaba muerto.

Él sucumbió a la exposición de calor en el desierto al norte de la frontera en Arizona. Meses después y al no tener noticias de su paradero su madre conocería su destino. Carolina Chan sabía que su hijo nunca había llegado a su destino de Estados Unidos. Ella dijo que no podía dormir o comer.

Esta es una de las más de 800 historia de igual número de cuerpos no identificados que se encuentran en los archivos y frías gavetas del  Forense de Pima Arizona. Todas estos cientos de historias de personas que murieron al cruzar la frontera entre México y Estados Unidos. La mayoría son mexicanos, otro tanto centro y sudamericanos.

Carlonia Chan, narra la tragedia de Marco Antonio y la propia al no saber por semanas y meses el paradero de su hijo. «Para mí beber agua era como decir – mi hijo tiene sed y soy agua que no puede, incluso dejé de agua potable”.

El Consulado Mexicano en Tucson le dijo que  era probable que su hijo estaba muerto. ¿Pero dónde – necesitaba saber – estaba su cuerpo? La pregunta que le había atormentado día y noche.

La Oficina del Forense de Pima tiene  más de 800 cuerpos de los individuos, migrantes, que se encuentran ahí en calidad de desconocidos.

El Condado de Pima es el tercero en Estados Unidos con el mayor número de restos no identificados, sólo  detrás de Nueva York y California, destaca un reportaje de Arizona Public Media.

¿Por qué esas cifras tan altas en un condado tan pequeño? Después de los atentados del 11 septiembre de 2001 los cruces fronterizos de n California y Texas fueron reforzados, militarizados obligando a los migrantes a utilizar el más peligroso y mortal ruta, que es el desierto de Arizona.

Gregory Hess,  jefe examinador médico del Forense de Pima, dice cuando su oficina recibe los cuerpos, los restos de estos migrantes y su trabajo junto con un equipo multidisciplinario para reunir el mayor número de información que logre identificarlos y reunirlos con sus familias.

«Por ejemplo, Cuánto pesan, qué altura tiene, si es hombre o una mujer y lo que parecen y tienen marcas de identificación como cicatrices o tatuajes. Si Tienen alguna propiedad con ellos que puede ser una pista”.

Hess dice que puede parecer frío y metódico, pero él debe centrarse en el lado forense de las cosas.

Pero ¿qué pasa con el lado humano de las cosas? ¿Qué pasa con las familias desesperadas por conocer el destino de sus seres queridos? El Colibrí Center es una organización sin fines de lucro Tucson trabaja mano a mano con la oficina de Examinadores médicos del Condado.

«Lo que hacemos es tomar esa información y buscar en nuestra base de datos sobre personas extraviadas en el desierto, en los cruces fronterizos,» dijo Chelsea Halstead, quien supervisa el proyecto de migrantes desaparecidos del Colibri Center.

Su trabajo es que coincida con la información del examinador médico con las descripciones de las familias en busca de personas desaparecidas. Es decir armas la historia completa, unir a los difuntos con sus seres queridos, así en México o Centroamérica.

Halstead, dice que en 2009 se encontraron los restos de un hombre tratando de cruzar la frontera. En el bolsillo tiene un pequeño colibrí muerto.

El significado detrás del colibrí en un montón de culturas en América Latina y México es que es visto como un mensajero entre los vivos y los muertos.

Trabajadores de Colibrí creen los redes sociales también pueden utilizarse como un tipo de mensajero.

«Nos hemos asociado con las familias para conseguir fotos de los que se han perdido», dijo Halstead.

«Y los exhortamos a cambiar sus fotos de perfil en Facebook y otras redes por una de estas fotos durante todo este mes de noviembre, para con ello unir familias rotas de gente que se perdió en el desierto y realmente llamar la atención sobre lo que está sucediendo aquí en la frontera”, concluyó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.